¿Qué buscar y qué evitar cuando compras un robot aspirador?

iRobot Roomba 865

Hace más de 15 años que la primera versión del robot aspirador apareció en el mercado y, desde entonces, su popularidad no paró de crecer. Es que se trata de una verdadera revolución en la limpieza hogareña: aporta comodidad, ahorro energético y regala tiempo libre.

Existen varios modelos y no es difícil reconocer los beneficios que esta tecnología puede generar en nuestra vida. Sin embargo, descubrir qué buscar y qué evitar a la hora de comprar un robot aspirador puede resultar menos sencillo. Antes de tomar una decisión tienes que saber qué es y qué características son las más importantes a la hora de elegir uno.

  ¿Qué es un robot aspirador?

Un robot doméstico, también conocido como robot de servicio, es un robot aspirador que se encarga de limpiar el suelo de tu casa, por lo que su función principal es mejorar la calidad de vida dentro del hogar.

Existen múltiples modelos en el mercado con distintas características para hacer frente a la limpieza y ajustarse a las necesidades. Actualmente, los modelos se encuentran muy desarrollados. Son capaces de detectar obstáculos y nivel de suciedad para adaptar su intensidad de limpieza o desinfectar las superficies con luz ultravioleta.

Algunos incluso funcionan de manera independiente: recargan su batería en una plataforma conectada a la electricidad y comienzan la limpieza cuando les damos la orden o en un horario previamente programado.

Entre tan amplio panorama debes saber que virtudes escoger cuando decides obtener un aparato aspirador.

¿Qué buscar en un robot aspirador?

Basta con ver los precios para saber que hay muchas opciones. Lo cual deja en evidencia que existen diferencias con relación a la tecnología que ofrecen. Te cuento qué características tienes que buscar en un buen robot aspirador.

Relación precio/calidad: Lo primero que tienes que tener en mente es cuánto piensas gastar en el producto y saber que muchas veces el precio es proporcional a la calidad. Un producto de gama media tiene una vida útil de más de dos años: por lo tanto, lo que inviertas hoy tendrá repercusiones en los años siguientes.  Pero este es uno de los casos donde no suele haber trampa, y el precio es un buen indicador para saber la calidad de lo que te llevas. Cuanto mejor es el mecanismo, más te va a costar, así de simple. ¿Quiere eso decir que la más barata no te va a servir? No necesariamente, pero sí supone que te estás llevando a casa un electrodoméstico muy sencillo, que sirve como aspiradora pero no te va a dar todas esas prestaciones que encuentras en un robot de gama alta. Lo ideal es encontrar el mejor producto en relación precio/calidad. Que no se salga de tu presupuesto pero que tenga la mayor cantidad de virtudes, y las más funcionales.

Sistema de navegación: El sistema de navegación determina la forma en la cual este se mueve y limpia la casa. Debemos considerar la diferencia entre los productos automatizados y aquellos que son inteligentes y autónomos. La calidad que poseen los últimos es muy superior. Los modelos más avanzados tienen un sistema de navegación que mapea la casa, creando un plano de toda la superficie a limpiar. Así, el robot controla perfectamente las zonas por las que ha pasado y por las que no, asegurándose de no olvidarse de ninguna.

Sistema de orientación: Es uno de los elementos que más influyen en el precio. Los modelos más sencillos se mueven aleatoriamente por el espacio disponible, tienen un pequeño parachoques que evita que se dañen al tropezar contra un mueble, y cuando esto ocurre cambian de dirección. Pero te recomiendo ir un paso más allá, busca los que traen sensores infrarrojos que les avisan cuando tienen un objeto delante. Si son de buena calidad, evitan los golpes con los objetos y paredes, haciendo la navegación un poco más inteligente

Sistema de limpieza y capacidad de aspiración: La eficiencia del aspirador inteligente es determinada por una combinación de factores. Entre ellos se encuentran la disposición de los cepillos, el número de ellos, el sistema de succión y el diseño.  Algunos incluso incorporan un sensor de suciedad, que les permite reconocer las áreas que necesitan una atención especial, como por ejemplo las zonas de paso o debajo de la mesa del comedor.

Programabilidad: Se trata de la capacidad que tiene el dispositivo de trabajar de manera autónoma y según las órdenes que le damos. Existen modelos que permiten programar el trabajo de toda la semana con antelación. Si eres de los que te gusta organizar tu rutina de limpieza antes de ir al gimnasio, busca uno que tenga esta opción.

Autonomía: Cuanta más autonomía tenga, mayor tiempo podrá pasar trabajando antes de la siguiente carga. Si tu casa es muy grande, es clave considerar este punto. Los que poseen baterías de litio son los más recomendados.

Pared virtual: Permite delimitar una zona concreta en la que no queremos que trabaje nuestro robot aspirador. Es muy útil para proteger los comederos de la mascota, por ejemplo, o evitar que entre en habitaciones más complicadas, con muchos cables o material delicado por el suelo. También impide que pueda salir al jardín si no hay un zócalo que lo frene.

Ruido: Si trabajas desde casa y te molestan las interrupciones, vas a tener que considerar el sonido. Si bien es menor al de una aspiradora tradicional, este aparato sigue haciendo un sonido particular al limpiar.

Filtro HEPA: Se trata de una funcionalidad que purifica el aire de polvo y partículas indeseadas. Si la alergia es parte de tu familia, lo mejor es que consigas un producto con esta característica.

Sensores anticaída: Son imprescindibles si tienes una casa de doble planta, o existe la posibilidad de que tu robot pueda caerse por unas escaleras.

Disponibilidad de repuestos: Tengo que aconsejarte, antes de comprar, comprobar si existen repuestos disponibles para esa marca y modelo particular.

Medidas: El dato más importante es la altura, ya que eso determinará si el aspirador puede limpiar debajo de tus muebles o no. No te olvides de comprobarlo antes de comprar, para no llevarte la desagradable sorpresa de que el robot no entra debajo del sofá por un centímetro.

 

¿Qué evitar cuando compramos un robot aspirador?

  • Evita un aspirador con poca autonomía, mientras menos dure su batería, menos rápida y eficaz será la rutina de limpieza.

  • Si tienes mascotas o alfombras en casa, evita que el aspirador tenga un depósito de polvo demasiado pequeño, y te obligue a estar vaciándolo casi continuamente.

  • Aunque se ven hermosos paseando cuál ovni por el piso de la sala. Definitivamente, no son un artículo de decoración, así que por favor no te dejes llevar por sus colores llamativos o sus estilizados diseños, de nada vale tener un robot aspirador bonito que no funcione bien.

  • ¿Tienes muchas alfombras?, mejor aléjate de los robots aspiradores de baja gama, y los de alta gama con poca potencia de barrido y succión. No es lo mismo aspirar el polvo superficial que se puede acumular en un rincón o debajo de la cama, que aspirar el polvo y la suciedad que queda atrapada entre una tupida alfombra, donde el polvo es mucho más complicado de aspirar. Además los robots de gama baja e incluso de gama media, no poseen sensores de calidad para detectar las alfombras y la potencia para poder subirse a ellas.

  • ¿Sensible a los ruidos?, mejor olvídate de los aspiradores bulliciosos, escoge uno que emita menos de 60 decibeles. (equivalente al sonido de una conversación normal)

  • Si eres alérgico al polvo,lo último que te gustaría es que todas esas partículas que antes estaban depositadas en el suelo o en los muebles de una habitación, ahora se encuentre disuelta en el aire que respiras. Para evitar que esto ocurra no escojas aspiradores sin filtros Hepa (HEPA (High Efficiency Particulate Air) que tienen la capacidad de retener gran parte de esas pequeñas partículas y hacen que el aire que se respira en la habitación sea más puro.

  • Huye de los robots que no tengan repuestos o recambios: Tarde o temprano, el robot aspirador va a necesitar algún tipo de repuesto y allí lo vas a lamentar.